viernes, 18 de octubre de 2013

Lithops olivacea, 10 años de un lithops


En esta entrada quiero mostrar el desarrollo de esta especie de lithops, este lithops lo adquirí en el 2004, con solo un par de hojas, en el 2005 ya eran 2 pares como se observa a continuación:





Experimentando le hice algunos cambios de decoración con unas piedras que consegui con una coloración más parecida para que se mimetizara un poco más:




Al parecer le agrado su nuevo nicho porque al año siguiente se dividió excelentemente en el 2006:





El problema en esta epoca fué que supongo que tenia demasiada sombra y crecieron demasiado largas las hojas, esto es algo que trato de evitar ya que me gustan más estas plantas con su apariencia natural de habitat, más bajas y compactas

Al irla exponiendo a una mayor intensidad solar, empezó a retomar un mejor aspecto nuevamente, ya para 2009 (marzo) comprendí mejor sus necesidades y absorbió los pares de hojas anteriores lo cual también debe cuidarse en este género:


En diciembre de ese mismo año (2009) empezó su cambio de hojas como esperaba:



Al año siguiente (octubre del 2010) su aspecto ya me agradaba bastante, como para llevarla a competición jejeje:





Por lo que decidí tomarle unas fotos un poco más cuidadas con un fondo oscuro:




2 años más tarde (septiembre del 2012) ha conservado practicamete la misma cantidad de pares de hojas, puede ser por que les falta espacio a las raices o sustrato nuevo para crecer más, dado su buen aspecto no me habia preocupado mucho por cambiarla a un contenedor más grande o dividirla:




En abril de este año una granizada muy fuerte rompió varias partes del hule que protege las plantas en mi aridarium por lo que tuve que redistribuir las plantas y a este L. olivacea le tocó en una zona donde la exposición solar directa era máxima, cuando me di cuenta temia que se hubiese quemado con la consecuente perdida de la planta, pero fue más fuerte de lo que me esperaba y resistió el embate total del sol:



Como se nota se compactó mucho más, ahora si me recordó esas fotos de lithops creciendo en su habitat en sudafrica, cambió tanto de color que desentonaba con las piedras que antes lo mimetizaban bien, si me gustó el cambio de color aunque es arriesgado llevar a los extremos a las plantas, la pude haber perdido por ese descuido, lo cual además de casi 10 años de cultivo y cuidados y tomando en cuenta que no tengo otra de esta especie, me hubiera costado caro.


Ya de nuevo en una zona donde esta bajo una lamina de policarbonato ahumado en estos meses de otoño, esta retomando el color verde claro, esta es su apariencia actual en octubre del 2013, y aunque me encanta el aspecto de la mata, próximamente voy a intentar dividirlo en 2 o 3 porciones por si acaso para no arriesgarme a perder esta bella especie.